Una cocina con eficiencia energética alta marca la diferencia. Este espacio es el que mayores consumos de energía registra, por ello, adquirir electrodomésticos eficientes y adoptar otras medidas para disminuir el consumo será clave para reducir las facturas de luz y gas. Te contamos por qué la eficiencia energética es el futuro y cómo hacer que los avances en este sentido se reflejen en los recibos.

Escoger adecuadamente las tarifas

Disminuir el consumo energético se traduce automáticamente en la reducción del recibo de luz y gas. Pero no siempre es así, si se elige una tarifa que no se adapta a nuestras necesidades puede que paguemos de más por un consumo que no realizamos. Por ello, es importante, en primer lugar, definir qué necesita nuestra casa, Por ejemplo, el precio del gas natural a pagar no será el mismo si la casa tiene cocina a gas o también se suma la calefacción. Por lo tanto, para pagar menos por el precio del gas natural tendremos que conocer qué ofrecen las comercializadoras en el mercado. Esta tarea será más sencilla si la llevamos a cabo con una comparativa de las tarifas de gas natural.

En el caso de que la vivienda sea de obra nueva o los anteriores propietarios dieran de baja los suministros, habrá que solicitar el alta de estos. ¿Cuánto cuesta dar de alta el gas? No es un trámite gratuito, al igual que tampoco lo es el alta del agua. Depende de la tarifa de acceso que se contrate y de la Comunidad Autónoma donde esté el punto de suministro de gas. A no ser que haya problemas para dar de alta el gas (por la documentación), en un máximo de 7 días hábiles debería restablecerse. Este trabajo lo hará la distribuidora de la zona.

¿Por qué se caracteriza una cocina eficiente?

A continuación, te indicamos algunas claves para entender las particularidades de este espacio eficiente:

  • Electrodomésticos eficientes: no es necesario desechar electrodomésticos que funcionan correctamente, pero sí que a la hora de sustituirlos se haga por electrodomésticos con una eficiencia energética alta. Esto se reflejará en la factura, ya que tienen el mismo rendimiento con menos energía.
  • Luces LED: las luces LED también están disponibles para instalar en la cocina. Se acabó el uso de fluorescentes que no se encienden inmediatamente, con los LED este problema no existe.
  • Cocinar con olla express y tapas: en el momento del cocinado hay trucos muy útiles como este. Gracias a las tapas, el vapor y el calor no se va y se alcanza antes la temperatura para cocinar. Los platos se cocinan más rápido y con menos uso de energía.
  • Usar lavavajillas y lavadora con agua fría: de esta forma, estos aparatos eléctricos no requerirán de energía para calentar el agua. Al final este hecho no es relevante en su rendimiento, ambos hacen el trabajo de la misma manera con agua fría o caliente, la diferencia es que si usamos la primera estaremos ahorrando energía. Además, hay que usarlos cuando estén llenos, tanto de platos como de ropa.

Si quieres conocer otros trucos para aplicar en tu cocina, puedes encontrar más información aquí.